Sexo putas prostitutas poligono valencia

sexo putas prostitutas poligono valencia

Algunas cobran a sus compañeras por ejercer a su lado. Llegan sobre todo de Rumania, pero, en caminos rurales, aparecen españolas. La crisis, sin embargo, ha afectado este año a las opciones medias que piden mayor dinero al cliente. En Castellón, por ejemplo, hay clubes antes populosos que ahora languidecen o cambian de manos.

No en la urbana, que es bastante terminal, sino en la que se ha centrado en rotondas, caminos o, especialmente, en vías de servicio. Es la vía de servicio de la llamada pista de Silla, la autovía V, de 13 kilómetros, que sirve de acceso sur a Valencia para todos los pueblos de l'Horta Sud y sus polígonos industriales.

En los aledaños de esos polígonos, pero a la vista de los coches, cada ciertos metros, aparecen grupos de dos o tres chicas. Las chicas tienen sus esquinas propias, y éstas no pueden ser usurpadas por otras sin acuerdo entre ellas o sus proxenetas.

Un empresario que tiene una nave en una de estas zonas de prostitución dice que el trajín de clientela es "regular". Se refiere a preservativos y a lo que usan como bidé: Él recuerda haber visto sangrar a una chica tras un aborto sin dejar de trabajar "por miedo".

Un jueves antes de medianoche, entre Catarroja y Albal, un grupo de cuatro muchachas jóvenes de Europa del Este se muestran con el sexo al aire al que pasa en la vía de servicio. Beben whisky con Red Bull para calentar el cuerpo y colocarse. Una de ellas extraña que haya cumplido los Una fuente policial que la conoce indica que las de su grupo, para ejercer, le tienen que dar dinero a ella.

La clientela es diversa: El bus se detiene, los chavales bajan, comparten bebida con ellas y se pierden en fila con las diferentes chicas, todo al raso. Las muchachas cobran 30 euros por un servicio de felación y coito. A través del programa Jere-Jere, la entidad trata a mujeres que ejercen la prostitución callejera. Aunque el programa finaliza el próximo diciembre, desde la concejalía se ha garantizado su continuidad en El otro, de Rais Fundación, ha permitido que cuatro mujeres hayan logrado un empleo en un restaurante y cuidando a una persona mayor , de las que dos lo han formalizado esta misma semana.

Dos mujeres en una de las calles de Velluters. Iniciar sesión con Facebook lasprovincias. Imprimir Enviar Rectificar 1 voto 2 votos 3 votos 4 votos 5 votos.

Cerrar Envía la noticia Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas. Cerrar Rectificar la noticia Rellene todos los campos con sus datos. Guía de barrios de Valencia. La información de los barrios de Valencia y sus comercios, ahora en internet.

Pedir cita previa Renta

sexo putas prostitutas poligono valencia

Roxana, evidentemente, es un nombre supuesto porque nadie sabe a qué se dedica y ella no quiere que lo sepan "nunca". Por eso ni siquiera se relaciona con otras prostitutas o compatriotas. Entonces comía sólo "pan con cebolla y sal" y fantaseaba con cosas mejores; ahora, sueña con aquellos bocadillos.

Por eso, cada vez que un coche para, ella "memoriza la matrícula" y cruza los dedos. Al final se le iba 'medio sueldo' y prefirió buscarse la vida por su cuenta. Probó varios lugares hasta que dio con la esquina del polígono de Catarroja a la que acude cada mañana desde hace cinco meses. Llega "en taxi" -vive a varios kilómetros y no tiene coche ni carné- y se marcha de igual manera.

Paga "22 euros, once por cada viaje", tras alcanzar un acuerdo con un taxista que diariamente la recoge en su casa o en la zona industrial.

Sólo se queda en Catarroja hasta las cuatro y media de la tarde para evitarse problemas. Sus amenazas dieron resultado y, desde entonces, se prostituye siempre en el mismo punto. El resto, lo ahorra como una hormiguita. Soy prostituta, trabajo en un polígono industrial en el que no tengo ni agua y hay hombres que pretenden tener relaciones sin preservativo Entonces y sólo entonces, come.

Consulta los estrenos de cine en Valencia cada semana: Una de ellas extraña que haya cumplido los Una fuente policial que la conoce indica que las de su grupo, para ejercer, le tienen que dar dinero a ella.

La clientela es diversa: El bus se detiene, los chavales bajan, comparten bebida con ellas y se pierden en fila con las diferentes chicas, todo al raso. Las muchachas cobran 30 euros por un servicio de felación y coito. Lejos del dinero que implica un club.

Sólo en la entrada hay que pagar ya 10 euros. Media hora con una chica, entre 60 y 80 euros. Y el condón, en un local, suele ser ley. Hay que añadir que, hoy día, la inversión que una mujer de club de cierta categoría debe hacer sobre sí misma es fuerte: Y deben pagar al club una cuota diaria media de unos 60 euros esto es variable.

En la provincia de Castellón, en la inacabable vía huertana llamada Caminàs, por lo que cuesta la copa en un club, las jóvenes ofrecen sexo. Sorprende la presencia eventual de españolas jóvenes. En nuestro país, la fundación Amaranta, dedicada a la acción social con mujeres en exclusión, ha comprobado el aumento de prostitución española que practica el sexo en medio de la calle o en el coche.

Lo explicó en su momento a este periódico Pilar Casas, directora de Amaranta: Pero en la carretera de Oliva hacia la Marina Alta, por zonas industriales de Aldaia, en zonas comerciales cercanas a Manises, en los alrededores de la zona comercial de Sedaví, perdidas en carreteras de toda la Comunidad, son sobre todo jóvenes del Este las que se ofrecen. Las hay gitanas y no gitanas, y no se hablan entre ellas. Entre ellas, se ve un travestí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *