Prostitutas sida prostitucion legal

prostitutas sida prostitucion legal

Miedo incluso a enamorarse de un cliente. Gita November, una prostituta transexual de 43 años que lleva ejerciendo desde los 25, cuenta que es frecuente que los clientes no le paguen. Mejor no cobrar que acudir a la policía. Como uno que me dijo que le enseñase mi vagina para comprobar que estaba dañada y que así pudiera ayudarme. Cuando se la mostré comenzó a violarme.

La evidencia les respalda. Varios estudios muestran que la criminalización de la prostitución es la mejor forma de fomentar los abusos y la propagación de enfermedades sexuales. Entre ellos, una serie publicada por la prestigiosa revista médica The Lancet en Una de las razones es que la tenencia de condones es una de las pruebas que suelen usar los agentes de los países que criminalizan la prostitución para arrestar a quienes la practican, así que un tercio de ellas decide no llevarlos consigo.

Varias organizaciones trabajan en paralelo para presionar al Gobierno a que cambie las leyes y, mientras esto no sucede, a asesorar a las prostitutas para minimizar el abuso y proporcionarle el mayor acceso posible a la información, asistencia legal y sanitaria. Tienen habilitada una línea de teléfono las 24 horas para que las Han tratado de sensibilizar a los agentes mediante diferentes cursos, pero existen varios problemas.

Y segundo, es un poco ridículo ir a enseñarles que no deben violar y pegar a las prostitutas. Las activistas del movimiento de trabajadoras sexuales son por lo general mujeres educadas y ganan cientos de dólares por hora. Las palabras que usan con frecuencia para describirse a sí mismas dominatriz, fetichista, masajista sensual, cortesana, chica dulce, puta, bruja, pervertida pueden ser traviesas hasta ruborizar.

Algunas de sus inquietudes pueden ser muy diferentes a las de mujeres que sienten la obligación de vender sexo para sobrevivir: Los defensores de derechos humanos tienden a enfocarse en personas con situaciones difíciles. Pero no es el caso, así que quiero vivir en un mundo donde las mujeres lo hagan en gran medida voluntariamente y de manera segura. Amnistía y Human Rights Watch, junto con otros grupos que apoyan la descriminalización ONUSIDA, la Organización Mundial de la Salud y la Comisión Mundial sobre el VIH y la Legislación reconocen que puede haber daños graves asociados con la industria del sexo, pero afirman que consideran los cambios en las leyes una condición previa para reducir esos daños.

Sin embargo, el movimiento de las trabajadoras sexuales también descansa en una convicción ideológica: Puede incluso ser feminista. Esta visión desafía al feminismo tradicional, que considera la industria del comercio sexual como una desagradable fuente de inequidad sexual. Pertenecen a diversos grupos pequeños que a veces compiten y cuestionan entre sí su buena fe en las redes sociales y a través de un blog llamado Tits and Sass.

Las mujeres que defienden abiertamente la despenalización casi siempre son blancas. Las mujeres transgénero plantean objeciones similares. Ejerció como trabajadora sexual para pagar su maestría en trabajo social en la Universidad Estatal de Arizona. Su caso se hizo célebre cuando apeló su sentencia; argumentó que esa noche solo quería salir a tomar una cerveza y ganó el caso.

Algunos de quienes se oponen a la despenalización se llaman a sí mismos abolicionistas, invocando intencionalmente la batalla para terminar con la esclavitud. Puesto que los abolicionistas perciben a estas mujeres como víctimas, en general se oponen a su arresto. Sin embargo, quieren seguir usando el derecho penal como un arma de desaprobación moral para perseguir a los clientes de sexo masculino, junto con los proxenetas y los traficantes, pero este enfoque enreda a las trabajadoras sexuales en una maraña legal.

Las líneas de combate de las feministas estadounidenses en la batalla contra la venta de sexo se establecieron en la década de De un lado estaban las feministas radicales como la escritora Andrea Dworkin y la abogada y jurista Catherine MacKinnon. Fueron las primeras abolicionistas: Se relegó a las sexo positivas a la periferia.

Las abolicionistas querían borrar la tradicional distinción legal entre prostitución forzada y prostitución consensuada para que siempre se considerara trata de personas. En trataron de convencer al Presidente Bill Clinton y también a Hillary Clinton, que era presidenta honoraria del Consejo para la Mujer del gobierno de Clinton de que adoptara esta amplia definición en un tratado penal internacional y una ley federal sobre la trata de personas.

Perdieron la batalla para definir todas las formas de prostitución como trata de personas durante el gobierno de Clinton. Cuando se eligió a George W.

Bush en el año , Hughes y otras abolicionistas conformaron una coalición con grupos religiosos, incluyendo a republicanos evangélicos, para que hicieran presión política ante el nuevo presidente. IJM recibía cientos de donaciones provenientes de los Estados Unidos. Después de algunas redadas llevadas a cabo por fuerzas policiales en India e Indonesia, se deportó a niñas y mujeres que quedaron detenidas en instituciones donde sufrieron abusos y se les obligó a tener sexo con la policía, de acuerdo con un boletín de de la Organización Mundial de la Salud y la Coalición Mundial para las Mujeres y el SIDA.

Dos años antes, cuando el IJM informó que había menores en un burdel de Tailandia, la policía hizo una redada y encerró a las mujeres que trabajaban ahí en un orfanato. Burkhalter dice que no recuerda la pregunta de Girard, pero la policía no permitió que IJM participara en la redada en Tailandia.

Melissa Farley, una psicóloga que recibió fondos del gobierno de Bush, escribió en en la revista Women and Criminal Justice que cualquier mujer que afirmara haber escogido la prostitución estaba actuando de manera patológica: Los investigadores no abolicionistas la criticaron por presentar el daño brutal de algunas experiencias de prostitución como una realidad casi universal sin evidencias sólidas. En , la Corte Suprema derogó la necesidad de la garantía antiprostitución para los grupos en Estados Unidos, pues consideró que violaba sus derechos de libre expresión.

Sin embargo, la decisión no se aplica a grupos extranjeros, que siguen sin poder recibir financiación federal para la lucha contra el Sida si apoyan el movimiento por los derechos de las trabajadoras sexuales.

El debate actual sobre el trabajo sexual en Estados Unidos a menudo se enmarca en la elección de distintos sistemas legales internacionales. Los abolicionistas se apegan a lo que llaman el modelo sueco o nórdico. En , a instancias de las feministas, el parlamento sueco aprobó la Ley de Adquisición Sexual, que establecía la compra de sexo como delito. Una década después, Suecia anunció una reducción de hasta el 50 por ciento de la prostitución en las calles y proclamó que la ley había sido un éxito.

Aunque nadie había registrado datos sobre la prostitución en las calles antes de que se aprobara la ley, la disminución de la que se hablaba se convirtió en el mayor atractivo en un sistema que castigaba a los hombres.

Los activistas del trabajo sexual rechazan este modelo. Sus amigas, también inmigrantes, al igual que muchas mujeres que venden sexo en Suecia y Noruega, la buscaron cuando no apareció.

En las redes sociales, las trabajadoras sexuales estadounidenses mostraron su empatía con sus hermanas francesas, que hicieron una marcha de protesta.

Australia ha adoptado un modelo legal muy diferente del sueco. En , un estado australiano, Nueva Gales del Sur, derogó sus leyes penales contra la prostitución, con lo cual dieron libertad a los adultos que estén de acuerdo con vender y comprar sexo; también permitieron que los burdeles operaran como muchos otros negocios en otros estados australianos hay otras leyes.

Cuatro años después, Nueva Zelanda implementó la despenalización total. Los abolicionistas predijeron que habría un aumento explosivo de prostitución. Hace unos cuantos años, una dominatriz y activista de Seattle que se hace llamar Señora Matisse viajó a Australia durante tres semanas y pasó una de ellas trabajando. Atendía a tres o cuatro clientes cada noche y luego iba a la playa. Matisse comparó el trabajo en Australia con su trabajo en un burdel de Nevada hace varios años.

Prefiere Australia por mucho. En Alemania hay un comercio que también se clasifica en dos modalidades. El país se convirtió en un destino creciente para el turismo sexual después de que en se introdujeran nuevas reglas para el comercio sexual legal, con un estimado de Las inmigrantes que trabajan fuera de la ley, a algunas de las cuales engañan para que crucen la frontera, enfrentan la misma amenaza de deportación que en Suecia.

Mientras tanto, los requisitos para la licencia subieron el coste de establecimiento de burdeles, con lo que se favoreció a las cadenas y empresas grandes, incluyendo un burdel de 12 pisos y luces de neón en Colonia. Ese no es el modelo por el que luchan las trabajadoras sexuales, pues les quita autonomía.

Melissa Farley, la psicóloga e investigadora abolicionista, rechaza todos estos modelos. Para Amnistía, la lección es que la despenalización no es como oprimir un botón:

Prostitutas sida prostitucion legal -

La rectora de un colegio prostitutas sida prostitucion legal monjas en Cartagena retuvo a estudiantes en una iglesia por haberla criticado. La mayoría tiene inconvenientes para llevar adelante el trabajo de prostituta y solo un pequeño porcentaje lo suele disfrutar como un empleo normal. Por que nadie deberia tomar la vida de otra persona para infectarla sin decirle. Creo que este tema deberia tratarse mas abiertamente, hablar de los riesgos, hablar de las consecuencias. Nadie tiene la culpa que una persona sin conciencia infecte a una persona sana. prostitutas sida prostitucion legal Le di consejo, se conoció con dos prostitutas sida prostitucion legal, con uno casi tiene relaciones, le aconsejé que le coemntara y el decidiera, el joven se le alejó apenas lo supo. No, pero entre la Zona Roja y la Estación Central suele ser un lugar donde se ubican muchos de estos personajes. Ella debe cumplir con un mínimo de normas de la casa, como por ejemplo ir a "trabajar" un mínimo de días a la semana y cumplir con un horario mínimo. Distrito debe adecuar canal de Los Corales. Sin embargo, Steinem expresa profundas sospechas respecto de los colectivos de trabajadoras sexuales en la India. Encontraron la segunda caja negra del avión que se estrelló en La Habana con personas a bordo. Los turistas son nuestros huéspedes e invitados y nosotros como anfitriones tenemos el deber de hacerlos sentir como si estuvieran en su propia casa.

Por supuesto sin dejar de atender a las usuales situaciones que se presentan al caminar por las calles de cualquier ciudad del mundo. Por ejemplo, cuide de sus efectos personales, no exhiba dinero u objetos valiosos, no camine en soledad por las pequeñas y oscuras calles laterales y tenga en cuenta que las horas difíciles son entre las 4 de la madrugada hasta el amanecer.

Trabajar en la prostitución es legal en El Reino de los Países Bajos desde En octubre de se abolió la ley que prohibía los burdeles. Esto significa que todas las expresiones de esta profesión se encuentran en el marco de la ley. Siguiendo la reglamentación vigente cualquiera puede ser dueño de una vitrina de burdel, pero conviene aclarar que son algo caras. Las prostitutas destinan parte de su trabajo a pagar el alquiler de la vitrina.

La renta se paga por turnos diarios que varian de 8 a 12 horas. Los precios los establecen los dueños pero van desde 40 a euro por turno. Podemos entonces considerar a cada prostituta como una emprendedora independiente a cargo de una microempresa. Nadie puede hacerlo e inclusive la policía lo tiene prohibido y en caso de necesidad deben contar con una autorización judicial para hacerlo. Los pasaportes u otros documentos de identidad no pueden ser retenidos, no deben hacer ninguna anotación o denuncia si todo esta en orden.

Los cliente son los primeros convencidos que esto sería una ventaja para sentirse mas seguros. Mas la legislación holandesa indica que es contrario a las libertades individuales ser obligado a visitar el médico, recayendo esta responsabilidad en cada individuo.

Claro que también se puede concurrir a otros centros de salud del sistema y uno no debería avergonzarse de hacer un chequeo de tanto en tanto. Aunque actualmente es mas importante poner énfasis en el uso del condón que en los controles sanitarios compulsivos. Y es gracias a que son profesionales, ya sea que trabajen en una vitrina o en un club, ellas son siempre son constantes y cuidadosas en el uso de condones.

Hay muchas historias infundadas que suelen contarse sobre la Zona Roja y todas son exageradas. El riego de pescar algo es mínimo. Pero como nadie puede estar seguro, es muy importante usar el condón. No, pero al igual que en el resto del mundo se las puede conseguir. Aquí la venta de cannabis marihuana y haschís es tolerada y regulada a través de los llamados coffeeshops. Actualmente muchas personas de distinto origen, condición social y cultural usan drogas por distintos motivos y de hecho todo se ha convertido en un gran negocio.

Existe el perjuicio de pensar que hay una estrecha relación entre drogas y prostitución, que una mujer se inicia en esta actividad para pagar la droga, pero la proporción de prostitutas adictas a las drogas es muy baja. Hay una gran posibilidad de conseguir la experiencia soñada pero no quiere decir que no haya límites y reglas. No, pero entre la Zona Roja y la Estación Central suele ser un lugar donde se ubican muchos de estos personajes. Es un lugar central por donde pasa mucha gente con mucho atractivo.

Hay ricos y pobres, se encuentran todo tipo de personas que llegan por distintos caminos a establecer su residencia en el Barrio Rojo. En ambos casos la prostituta termina su jornada en cuanto consigue un cliente dispuesto a contratar sus servicios. Las relaciones sexuales generalmente se realizan en los mismos apartados en los que se practican los masajes, aunque es posible efectuar tratos para llevar el servicio fuera del local.

En estos casos, al igual que en los bares, el local recibe una compensación para que el masajista pueda retirarse o se considera como " comisión de servicio ", por los que el local establece una tarifa mayor. En algunas grandes ciudades los burdeles se concentran en los llamados barrios rojos. Zonas establecidas donde se tolera la prostitución. En este caso, los servicios sexuales pueden darse en el domicilio del cliente o una habitación de hotel, o bien en el domicilio de la escort.

Las escort pueden ser independientes o trabajar para una agencia. Los servicios se suelen publicitar en Internet, en publicaciones regionales o guías telefónicas.

El turismo sexual consiste en viajar con el fin de tener relaciones sexuales con prostitutas o participar en otras actividades sexuales. Entre las razones por las que se recurre al turismo sexual se cuentan: Frecuentemente se trata de un fenómeno relacionado con la inmigración ilegal donde las mafias operan para secuestrar y vender a estas personas a otros países para prostituirse.

Esta oficina define, en su generalidad, la trata de personas como la acción de captar, transportar, trasladar, acoger o recibir personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción , al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación.

La llamada prostitución infantil consiste en la utilización de menores de edad con fines de prostitución. La mayoría de las prostitutas son víctimas de agresiones físicas o violaciones. Las diversas posiciones se agrupan en torno a tres grupos pincipales: El prohibicionismo consiste en perseguir la prostitución en todos sus aspectos. Considera la prostitución como una actividad inmoral y tanto las prostitutas como los clientes son considerados como criminales. Las posiciones regulacionistas buscan regular la prostitución como una profesión legítima.

La defensa del regulacionismo se da desde distintas corrientes de pensamiento liberales , progresistas y feministas.

Desde un punto de vista liberal se puede considerar que prohibir la prostitución supone limitar la libertad individual de prostitutas, proxenetas y clientes. Desde un punto de vista progresista se argumenta que, aunque la prostitución pueda no ser deseable, la prohibición no consigue que la prostitución desaparezca, sino que empuja a las prostitutas a una clandestinidad en la que sus condiciones de vida empeoran.

El abolicionismo considera la prostitución como una forma de violencia contra la mujer que debe ser abolida por completo. Por lo tanto, la prostituta no es vista como una criminal, sino como una víctima de explotación; mientras que los clientes y proxenetas son vistos como explotadores. El modelo nórdico, vigente en Suecia , Noruega e Islandia , es el reference legal actual de esta posición, ya que ilegaliza comprar sexo, pero no venderlo.

De forma que se persigue a los clientes para reducir la demanda y no a las prostitutas. Por regla general, las religiones que rechazan el sexo sin intención reproductiva condenan abiertamente la prostitución, aunque su actitud hacia las prostitutas puede estar sujeta a cambios a lo largo de la historia.

La Iglesia católica , después de haber pasado por etapas de intransigencia total hacia las prostitutas, ahora incluso las considera sometidas a una forma de esclavitud de la que deben ser liberadas.

El Papa, la iglesia y las señales del tiempo , el Papa Benedicto XVI admite el uso de preservativos en determinados usos como, por ejemplo, la prostitución. Las posiciones y leyes sobre la prostitución varían ampliamente en diferentes países, reflejando distintas visiones de la victimización, explotación social , explotación laboral , desigualdad social , roles de género , igualdad de género , ética y moralidad , libertad de elección y normas sociales.

Actualmente, la prostitución es completamente ilegal en la mayoría de países. Los aspectos perseguidos y las penas varían notablemente, pudiendo ir desde la infracción administrativa con multa hasta la persecución penal con penas de prisión o incluso muerte. En otros casos, la prostitución no es ilegal, pero sí el proxenetismo. En otros casos, la prostitución puede ser considerada una forma de explotación a abolir. Es la posición conocida como modelo nórdico , por su adopción en Suecia , Noruega e Islandia , donde es ilegal comprar servicios sexuales pero no venderlos.

Es decir, el cliente comete un crimen, pero no la prostituta. Entre éstas, el sida es la que actualmente reviste un mayor riesgo. De Wikipedia, la enciclopedia libre. Historia de la prostitución. Prostitución en la Antigua Grecia. Edad Media Delito y pecado. Consultado el 21 de mayo de Prostitutes may be female or male or transgender, and prostitution may entail heterosexual or homosexual activity, but historically most prostitutes have been women and most clients men.

Consultado el 1 de junio de Consultado el 6 de octubre de Duduzile Dlamin, que lidera este grupo, explica que la relación con los hijos es uno de los mayores miedos que afrontan las trabajadoras sexuales. Esto incluso lleva en ocasiones a que abandonen a sus propios críos. Para eso, insiste, tienen que cambiar las leyes. Pero esto no tiene visos de ser una realidad pronto.

Pero hay que tener en cuenta que este es un país conservador y religioso. Su presidente, Chris Beyrer, insiste en que desde el punto de vista científico no hay discusión: Ver fotogalería Ncumisa Sonandi, exprostituta de 29 años, ahora asesora a otras trabajadores sexuales.

A su lado, su hija Luciana, de seis años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *